top of page
Buscar

Curación del Alma


Salmos 51 1:2 "Ten piedad de mí, Oh Dios, según ellos la bondad amorosa: según la multitud de ellos, las tiernas misericordias borran mis transgresiones. Lávame bien de mi iniquidad y límpiame de mi pecado."


Es importante tener curación del cuerpo cuando se daña, enferma o se lesiona. Por lo tanto, es vital tener un chequeo interno de la condición de nuestra alma. ¿Qué le está afectando o cuál es la dolencia a la que se enfrenta en este momento? Puede que no seas capaz de articularlo, pero no eres tú mismo. Puede que estés incluso en negación. La alegría y la paz que hayan sentido antes se quedan en otro lugar, pero no contigo. O sientes que va y viene, pero algo falta.


Una evaluación de dónde estás emocionalmente te proporcionará un chequeo para volverte emocionalmente saludable. Por favor, considere estos pasos para que pueda hacerlo para que pueda dirigirse a la curación interna. Ser de corazón abierto y receptivo a escuchar de Dios. La transparencia es clave para tener una transformación visible en usted. Primero, detén de tu apretada agenda. Ir a un lugar tranquilo para cerrar todo el ruido, desorden y distracciones. Lleva contigo un diario y un bolígrafo en la mano para poner lo que sientes y las sensaciones mientras miras profundamente dentro de ti mismo/a.


  1. 1. En el versículo 1- David comienza su oración reconociendo que Dios era amoroso y tenía misericordia. No sólo lo decía para decirlo. Lo experimentó en su vida en repetidas ocasiones en varios incidentes. Dios lo liberó y lo perdonó cuando era infiel y desobediente. Tenía una comprensión personal de quién era Dios en su vida.

  2. 2. Esto es importante para nosotros para comenzar nuestra oración con ese entendimiento también. ¿Quién es Dios para ti? ¿Qué ha sido en tu vida? Reconocerlo y alabarlo por ello, permite que tu corazón sea receptivo a lo que Él quiere decirles.

  3. 3. En el versículo 2- Reconocer que ha pecado contra Dios. Él no culpa a nadie más ni a Dios por su condición. Ha perdido la marca y no oculta el hecho de que es el único al que se le culpa. También sabía que la única manera de deshacerse de su condición era ser lavado y limpiado por Dios. Le dio permiso a Dios para hacer el proceso.

  4. 4. Lo mismo es cierto para que la curación ocurra en ti. Reconoce el pecado que te separa de Dios. Confiésalo y pide que Él venga y haga lo que hay que hacer dentro de ti.


Revelará aquellas áreas ocultas o desconocidas que necesitan ser expuestas para lograr un cambio interno. ¿Estás listo para eso? ¿Qué ves, oyes y sientes? Escríbelo. Respira hondo. Libera las emociones que has embotellado durante tanto tiempo. Grita si es necesario. Saca a relucir las lágrimas, la ira, la tristeza, las frustraciones de tu corazón y tu mente. Salmos 51:10 "Crea en mí un corazón limpio, Oh Dios; y renovar un espíritu correcto dentro de mí."


Al liberarlo, Él está limpiando el interior de vos y liberándolo para poder traerte paz, amor, gozo y perdón. Tu corazón y tu espíritu serán radicalmente renovado debido a tu voluntad de cambiar tu situación. No esperes a mañana. Que la elección comience hoy.


¡Paz, amor y alegría!

Sandra Miranda

Comments


bottom of page